¿Qué hago si mis hijos lloran o se niegan a entrar en la escuela?

Siempre que empieza un nuevo curso los padres y madres temen que sus hijos no se adapten bien a los cambios, sobre todo si es la primera vez que van a la escuela, y lo expresen con lloros, enfados o pataletas.

¿Qué podemos hacer si sucede algo así? La pedagoga Manuela Riveiro, del centro pedagógico Kolokia, nos da una serie de consejos. “Por un lado, es normal que a padres y madres nos asalten dudas sobre si hemos elegido bien el centro escolar al que van a asistir o si se adaptarán bien a la rutina escolar, pero lo ideal es ir resolviendo esas dudas según vayan surgiendo para controlar el estrés y la ansiedad, de lo contrario se lo transmitiremos a nuestros niños y niñas”, opina.

Riveiro asegura que es importante consultar cualquier problema que nos preocupe con los responsables de la escuela infantil. “Es imprescindible una coordinación entre la familia y la escuela desde el primer día e incluso compartir ciertas inquietudes con otras familias que están pasando por la misma situación”, señala.

Por otra parte, si se quedan llorando en clase, se enfadan o se niegan a entrar al centro, Riveiro asegura que debemos “respetar su ritmo y no regañarles por ello. Se trata de una nueva situación a la que deberán ir adaptándose de forma progresiva“, sostiene. Es muy importante seguir las pautas del personal educativo, mantener una actitud positiva y despedirte del pequeño antes de marchar. Darle un beso, decirle lo mucho que le quieres y que volverás a por él o ella, les ayudará a adaptarse mejor. Alargar demasiado la despedida o mirar por la ventana para ver cómo quedó no es recomendable porque podría angustiarles más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.