Por qué llevar a los niños y niñas a las escuelas de educación infantil

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) ha emitido recientemente un comunicado en el que señala la importancia de llevar a los niños y niñas a los centros de educación infantil de primer ciclo.

En el texto explican los dos motivos fundamentales por los que los pequeños y pequeñas de 0 a 3 años deberían asistir a las escuelas infantiles. Por un lado, por los beneficios que les aportan y, por otro, porque durante la pandemia se ha demostrado que son lugares seguros.

Así, según datos del Ministerio de Educación, finalizando ya el primer trimestre del curso 2020/21, los datos de contagios en centros escolares infantiles han sido muy bajos situándose el número de aulas en cuarentena en el 1,67% del total del sistema educativo español.

AMEI-WAECE hace referencia también a numerosos estudios científicos, entre ellos el de la plataforma Kids Corona, que rechazan la hipótesis de los que niños y niñas son súper-contagiadores e incluso afirman que la carga viral que los menores portan es muy baja. Recogen, así mismo, la opinión del pediatra y epidemiólogo Quique Bassat, coordinador del grupo de trabajo de la Asociación Española de Pediatría para la reapertura de los colegios, quien asegura que los niños «transmiten menos eficientemente el virus que los adultos».

Mejores en Ciencias y Matemáticas

En cuanto a los beneficios que de la escolarización durante la etapa de 0 a 3 años, el comunicado apunta que tiene un impacto positivo en los resultados de los estudiantes en matemáticas y en ciencias a largo plazo, según el informe Trends in International Mathematics and Science Study TIMSS 2019 de la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo.

La escolarización temprana -que en España es del 75%- permite que el alumnado acceda a la Educación Primaria con destrezas de lectura, escritura y matemáticas superiores al promedio de la OCDE y del total de la UE y, a largo plazo, influye positivamente en el rendimiento del alumnado.

Así, la diferencia en el rendimiento en matemáticas entre los estudiantes que asistieron a Educación Infantil de primer ciclo y los que no asistieron es de 5 puntos en la UE y de 10 en el promedio de la OCDE. Ocurre lo mismo en ciencias, con diferencias de rendimiento de entre 4 (UE) y 11 puntos (OCDE). En el caso de España, los alumnos que fueron escolarizados antes de los tres años obtuvieron de media 18 puntos más que los que no lo hicieron.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.