Home   Consejos Cativos   ¡Papá, mamá, tengo pipí!

¡Papá, mamá, tengo pipí!

A modo de regalo de Navidad y gracias a la colaboración de nuestra compañera Almudena Morell, de la EIM Mestra Vicenta Estela de La Xara, hemos decidido compartir unos sencillos consejos para afrontar un momento crítico en el desarrollo de los más cativos de la casa: dejar el pañal.

¿Cómo saber que ya estoy preparado?

Debo tener ya adquiridas unas ciertas habilidades fisiológicas, cognitivas y emocionales que se suelen alcanzar entre los 18 y 24 meses de vida; por lo que tenéis que observar debidamente mi comportamiento para reconocer ciertas señales que indican que estoy en un momento ideal; las señales más significativas son:

    • Obedezco órdenes sencillas.
    • Me siento sólo y con seguridad.
    • Conozco nociones temporales tales como antes y después.
    • Diferencio el pis de la caca.
    • Imito a los adultos.
    • Sé desnudarme sin ayuda o muestro intención de hacerlo.

Vuestra actitud es muy importante

Hay que estar preparados para dar este paso, tomar las decisiones correctas y tener las actitudes adecuadas para ayudarme ya que es un momento muy importante para mi desarrollo. No hay un método mágico para que aprenda a controlar los esfínteres, pero sí hay ciertas pautas que os ayudarán muchísimo:

    • Planificar con antelación como vais a actuar durante el proceso: tener el tiempo suficiente, que no coincida con otro cambio importante (como un cambio de domicilio, de colegio o la llegada de un nuevo miembro a la familia).
    • Saber cómo premiar mis logros y no reñirme si sucede algún accidente (hacer una gran fiesta, resaltando lo bueno tanto verbal como gestualmente).
    • Tener mucha paciencia: tenéis que saber que necesito vuestro apoyo, explicarme qué está pasando, porqué, cómo tengo qué hacerlo, presentarme el wc como un gran amigo…
    • Debo llevar ropa cómoda para que yo misma pueda subir y bajarme la ropa sin dificultad y así favorecer mi autonomía (evitar botones y cremalleras).

Una vez ya no lleve el pañal será para siempre, en cualquier lugar y en cualquier sitio, así no me confundiré y aprenderé rápido»

¡Recordad!

    • El primer día de quitarme el pañal tiene que ser VIERNES (así tendremos tiempo todo el fin de semana de hacerlo con calma y tranquilidad, sin prisa) y el lunes ya iré al cole preparado.
    • Al principio y si lo necesito, hasta que se observe el control durante el sueño, en la siesta y por la noche me pondré el pañal.
    • Llevar varias mudas de ropa para posibles cambios, al principio y también durante los primeros meses (es recomendable llevar siempre una muda).
    • Consultar con la tutora y decidir si es mi mejor momento evolutivo, concretar cuándo se realizará este gran cambio (para así llevar una mejor organización del aula y no coincidir con otros alumnos).

Quitarme el pañal es un aprendizaje nuevo para mí, significa que me hago mayor y ¡quiero que sea un momento especial para todos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.