El comedor en Cativos o como aprender a comer sano, rico y seguro

Los pequeños de 0 a 3 años están aprendiendo a comer y es muy importante que lo hagan adquiriendo buenos hábitos y acostumbrándose a una dieta rica, atractiva y variada.

El objetivo principal en la Red de EEII Cativos es que el tiempo del comedor sea un momento en el que los niños y niñas se sientan a gusto, un rato agradable en el que adquieran hábitos básicos de cuidado de la salud y de bienestar, desarrollando una autonomía progresiva en la realización de las actividades habituales.

Algunos ejemplos de actividades educativas desarrolladas en el momento del comedor son: dejar que agarren el biberón o dar a probar de manera progresiva alimentos adaptados a su edad en los grupos de 0-1 año; enseñarles a nombrar los cubiertos, dejar que los lleven ellos mismos a la boca o que traigan su babero en los grupos de 1-2 años; o que ayuden a poner la mesa, que repitan los nombres de los alimentos y que distingan sus colores en los grupos de 2-3 años.

Este curso hemos implantado además una serie de medidas preventivas anti-Covid. Así, las escuelas Cativos procuran diversificar los lugares donde se sirven las comidas, intentando usar las aulas preferentemente; se mantienen las distancias de seguridad en las mesas; y cada niño o niña utiliza siempre la misma silla o trona, que está identificada con su fotografía. El personal educativo está en todo momento con los EPIS puestos (mascarillas, pantallas de protección…) y llevando a cabo las medidas de higiene adecuadas (lavado y desinfección de manos, limpieza y desinfección de los espacios, materiales…).

Además garantizamos la seguridad con nuestro Sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos. Se trata de un conjunto de procedimientos dirigidos a conseguir que los alimentos que ofrecemos a nuestros alumnos y alumnos sean seguros.

BENEFICIOS

Los beneficios de utilizar los comedores de la Red de EEII Cativos son muchos. A continuación, resumimos algunos:

  • Alimentación equilibrada. Utilizando el comedor de la escuela te aseguras de que tu hijo o hija mantenga una dieta equilibrada. Los menús en las escuelas Cativos son elaboradas por nutricionistas y avalados por pediatras.
  • Prueban de todo. El comedor es un lugar ideal para que se acostumbren a comer de todo. No hay que forzar a los pequeños pero sí que se les dará al menos la oportunidad de probar aquellos alimentos nuevos para los que sientan rechazo. ¡Y quién sabe, quizás les gusten! Es posible que ellos mismos se animen a hacerlo viendo comer a los compañeros. Los niños y niñas pequeños aprenden por imitación y no hay mejor espejo que sus amiguitos y amiguitas.
  • Refuerzo de la autonomía. En el comedor se da la oportunidad de que los niños y niñas coman por si solos, fomentando su autonomía y desarrollando una autoestima positiva al ver que logran hacerlo por si solos.
  • Respeto de las normas. Poco a poco los niños y niñas que acuden al comedor van aprendiendo normas de comportamiento básicas durante la comida: usar los cubiertos correctamente, mantener una adecuada postura, etc.
  • Hábitos saludables. Lavarse las manos antes de comer, no dejar cosas tiradas, recoger bandejas o platos, mantener una correcta higiene bucal…
  • También valores. Otro gran aprendizaje en el comedor tiene que ver con los hábitos de convivencia entre alumnos mientras comen. Es importante respetar al compañero y a cualquier comensal que coma con nosotros. No sólo comen de forma saludable, sino que aprenden valores. No se pueden tirar cosas, no vale ocupar el espacio de otro, no se quita la comida…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.